22
Mar
08

EL “VERDADERO ROSTRO” DE JUAREZ

17 de marzo de 2008

Aproximándose estas fechas, no podemos hacer sino contribuir a desenmascarar a uno de los personajes más funestos de la historia de México, un héroe creado por la masonería, (que ha controlado el gobierno y la educación en México desde hace muchos años).

Benito Juárez, evidentemente no fue el héroe patriota que mencionan los libros, sino un individuo que colaboró todo el tiempo con los Estados Unidos y sus intereses, que nunca pisó un campo de batalla y cuya facción ganó la guerra gracias a la intervención de Estados Unidos.

Algunas fuentes históricas han develado que uno de sus primeros actos políticos a favor de la defensa de México, ocurrió cuando las tropas yanquis entraron a nuestro país para arrebatarnos la mitad de nuestro territorio, en que siendo gobernador, declaró a Oaxaca “neutral” ante el conflicto.

Se atribuye en gran medida a Juarez y a la secta liberal, la destrucción del orden protector de las comunidades indígenas de México debido a la persecución desatada contra la Iglesia y sus instituciones educativas y de caridad, además de otras leyes que de hecho despojaban a muchos campesinos de sus tierras haciéndolos vasallos de los latifundistas.

Como consecuencia de la Guerra de Reforma, el 14 de Diciembre de 1859, el emisario juarista Melchor Ocampo firmó con el embajador estadounidense un tratado que comprometía gravemente el territorio y soberanía nacionales, a cambio de dinero para la guerra que el Ejército Liberal peleaba contra el Ejército Conservador.

El Tratado McLane-Ocampo era de hecho una “extención” del tratado anterior firmado en 1853 por Santa Anna en que aquel traidor cedió La Mesilla a Estados Unidos, establecía entre otras cosas:

ARTÍCULO PRIMERO.- Por vía de ampliación del artículo 8º del tratado de 30 de Diciembre de 1853, cede la República Mexicana a los Estados Unidos y sus conciudadanos y bienes, en perpetuidad, el derecho de tránsito por el istmo de Tehuantepec, de uno a otro mar…

Por dicho tratado México también se comprometía a construir dos puertos en cada extremo sin cobrar ni un centavo a las mercancías estadounidenses que por ahí pasaran y a permitir la intervención de tropas estadounidenses en México:

ARTÍCULO QUINTO.- en el caso excepcional de peligro imprevisto o inminente para la vida o las propiedades de ciudadanos de los Estados Unidos, quedan autorizadas las fuerzas de dicha República para obrar en protección de aquéllos, sin haber obtenido previo consentimiento, y se retirarán dichas fuerzas cuando cese la necesidad de emplearlas.” 

“ARTÍCULO SEXTO.- La República de México concede a los Estados Unidos el simple tránsito de sus tropas, abastos militares y pertrechos de guerra por el istmo de Tehuantepec, y por el tránsito o ruta de comunicación a que se alude en este convenio desde la ciudad de Guaymas, en el golfo de California, hasta el rancho de Nogales, o algún otro punto conveniente de la línea fronteriza…”

ARTÍCULO SÉPTIMO.- La República Mexicana cede por el presente a los Estados Unidos, a perpetuidad y a sus ciudadanos y propiedades, el derecho de vía o tránsito al través del territorio de la República de México, desde las ciudades de Camargo y Matamoros, o cualquiera punto conveniente del río Grande”

Lo más curioso es que a cambio de todas estas cosas, Estados Unidos solo pagaría cuatro millones de dólares, de los cuales su gobierno se quedaría con dos de ellos para pagar reclamaciones de sus ciudadanos contra el gobierno mexicano.

Afortunadamente el Senado de Estados Unidos decidió no ratificar el tratado (aún a pesar de que el Presidente James Buchanan estaba a favor de ello), pues tomó mas fuerza en ese país la idea de construir un canal en el istmo centroamericano.

Según varias fuentes, Benito Juarez y Melchor Ocampo también estaban dispuestos a ceder Baja California a Estados Unidos, tal y como lo demuestra una concesión que Juarez le hizo a Mariano Guadalupe Vallejo (el tristemente célebre traidor mexicano que colaboró con las tropas invasoras luego de que Estados Unidos se anexó la Alta California a su territorio).

La concesión, otorgada en los 1860’s establecía una colonia estadounidense en Baja California dando el derecho al gobierno de ese país a intervenir, y a sus colonos a organizar elecciones siendo independientes de la administración mexicana.

Juárez fue en gran medida un enemigo de los indígenas, que aborrecía sus culturas y tradiciones, y que trató fanáticamente de imponer el proyecto homogeneizante y economicista de Estados Unidos en México.

Muy lejos quedan estos héroes de papel de los verdaderos patriotas que realmente murieron defendiendo un proyecto alternativo de nación independiente del yugo del poder yanqui, que reconocía las tradiciones religiosas y culturales de México: el de Maximiliano, Miramón y Mejía.

¡Por una educación imparcial en las escuelas!

¡No a los héroes de papel que sirvieron al poder yanqui!

Comité de Prensa de Voluntad Nacional  http://www.voluntad.org.mx/17mar08.htm

 

Fuentes:

El Tratado McLane-Ocampo

La concesión americana en Baja California

Benito Juárez, Mito y Realidad

 

Anuncios

0 Responses to “EL “VERDADERO ROSTRO” DE JUAREZ”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Páginas

marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: